SEMANA – “Una reacción lógica”

matu_con_trajeMartín Castellucci tenía 20 años y murió tras ser golpeado por patovicas de la disco de Lanús. Su padre analiza los disturbios.

La muerte de Martín Castellucci (20), ocurrida el jueves 7 tras ser golpeado por un patovica del boliche ‘La Casona’ de Lanús, reabrió la polémica sobre la excesiva violencia con que los encargados de admisión de los lugares bailables tratan a los jóvenes. Oscar Castellucci (57), profesor de Historia en la Universidad Nacional de La Plata, todavía no puede entender qué le sucedió a su hijo. “Martín era un pibe tranquilo y sensible, amaba a los animales; hoy me queda como recuerdo ‘Pichu’ que es su perrito que levantamos juntos de la calle; sentimos mucho su ausencia y por momentos se nos torna insoportable. Increíblemente, la noche de su muerte no iba a salir porque estaba cansado”, cuenta Oscar visiblemente acongojado.
Él supo de lo que le había sucedido a su hijo por un llamado que recibió en la madrugada del domingo 3, donde le informaron que a su hijo lo habían golpeado y estaba internado, muy grave. “Cuando llegué al hospital, vi a Martín en una camilla, envuelto con una frazada y ya estaba inconsciente. Después llegaron sus amigos y me empezaron a contar lo que había sucedido”, recuerda Oscar.
Martín falleció después de tres días de agonía, y según determinó la autopsia, su muerte se produjo por los fuertes golpes que recibió. “Mi hijo había entrado al boliche con un grupo de amigos, pero como a uno de ellos (Nahuel) no lo dejaron entrar, volvió a la puerta para ver qué pasaba. Después Nahuel, que estaba afuera, vio cómo lo sacaban arrastrando a la calle y lo dejaban tirado en la vereda, ya con convulsiones y vomitando sangre”, relata.
ACUSADOS. Por la muerte de Martín, fueron detenidos, en primera instancia, dos de las personas que esa noche se encontraban en la puerta de ‘La Casona’: José Segundo Catalán (28) instructor de boxeo, que aún se encuentra detenido y es el principal sospechoso, y José Luis Romero (47) quien fue liberado por el Juez de Garantía Daniel Viggiano, pero todavía se encuentra ligado a la causa. “Las personas que golpearon a Martín no son personal de seguridad del boliche, sino que figuran como empleados personales del dueño del lugar (Atilio Amado), quien además también se encontraba en la puerta y es el que daba las indicaciones a los empleados. No se trata de un empresario ausente”, asegura Oscar Castellucci.
MARCHA Y BRONCA. El sábado 9, en la puerta de ‘La Casona’ se juntaron los vecinos de Lanús para reclamar por lo sucedido. La concentración terminó con graves desmanes, e incluso con parte del lugar incendiado. “Nosotros no organizamos la marcha. Nos enteramos por los medios y decidimos ir; una vez ahí, pude ver la bronca que existía entre la gente. Está claro que la discriminación produce violencia. Yo no comparto la violencia, pero entiendo la reacción. Voy a luchar para que se haga Justicia pero desde otro plano”, sostiene. Y continúa: “En ese lugar se cobraban diferentes precios de entrada: si eran ‘habituales’ le cobraban $7 y si no les gustaba cómo estaban vestidos o la cara, les cobraban hasta $40. Eso es generador de violencia, y muchos de los chicos que estuvieron en la marcha, fueron discriminados en ese lugar”.
Oscar decidió recurrir a los medios, a razón de los rumores que señalaban a uno de los dueños de ‘La Casona’ como familiar de un alto funcionario del Poder Judicial de Lomas de Zamora. “Sé que este no es un caso sencillo. Hace unos días recibí un mail de un hombre que hoy vive en Italia y que, en 2000, a su hijo también lo habían golpeado en el mismo boliche, pero que por suerte no murió. Me comentó que tuvo muchas trabas y que su causa quedó en la nada por diferentes presiones. No quiero que me pase lo mismo”, se esperanza.
APOYO. Oscar parece entero a la hora de hablar de la muerte de su hijo pero no puede evitar que las lágrimas invadan sus ojos al pronunciar su nombre. Sin embargo, el dolor parece canalizarlo en la lucha por descubrir al culpable de la muerte de Martín. Es por eso que el último lunes, se reunió con el Ministro del Interior, Aníbal Fernández. “Hablé con él porque quiero creer en la Justicia, pero para eso me tienen que ayudar. El Ministro me aseguró que no existe ningún pacto de impunidad con nadie, y que él me iba a acompañar, si era necesario de manera personal, en la investigación. Tengo muchas inquietudes. Sé que es una lucha despareja y que hay intereses de por medio”, reconoce angustiado.
TESTIGOS. En los últimos días, apareció una joven que dijo haber visto cómo uno de los patovicas agarraba a Martín de la oreja y luego lo golpeaba. “Todavía no pudimos hablar con esta chica, pero sé que tiene mucho miedo. Además, recibí el llamado de un joven que también vio lo que le pasó a Martín y que está dispuesto a contar lo sucedido ante el Fiscal. Estoy seguro que hay muchos más testigos”, asegura Oscar.
La vida de Martín se cortó por un hecho de violencia totalmente injustificado, pero su sentido solidario llegó hasta los últimos momentos de su vida. Es que Martín había decidido donar sus órganos Sus padres cumplieron con la petición y decidieron que interviniera el INCUCAI. “Ante la tragedia, es una forma de sentir que sigue viviendo y ayudando a las personas que lo necesitan. Es el mejor reflejo de lo que era Martín”, termina con satisfacción.

Esteban Veiga | Fotos: MIguel de León, Mariano Solier y Álbum familia Castellucci
20 – Diciembre – 2006

Un comentario
  1. Lo que a los hombres y a las mujeres nos hace más humanos, son las vinculaciones, aquellas puertas que somos capaces de ir abriendo, en el curso de cada día de nuestra existencia. En síntesis, las redes sociales y solidarias que somos capaces de urdir a través de nuestras vidas, redes que a su vez, se vinculan con otras redes sociales. La historia reciente nos dice que fueron décadas de políticas y mensajes culturales que nos afectaron en este sentido; hoy, el pueblo argentino, de a poco, se reconstituye por medio de las organizaciones de su libre creación. No va a ser fácil. Sabemos que será una tarea ardua, pero como todo en la vida, la brega constante por nuestros ideales y convicciones nos amalgama y le da sentido a todo lo que hacemos. Les expreso por este medio mi voluntad de adherir a vuestra institución y, a la vez, compartir sus objetivos y actividades entre mis compañeros y amigos para que también ellos, tengan la posibilidad de adherir a la misma. Mis mejores deseos en la lucha comenzada y mi compromiso con todos ustedes.-

    Silvio Mario Peduto
    Santa Rosa – La Pampa

Agregar comentario

Los campos marcados con * son obligatorios. Tu email no será publicado