Comunicado de prensa de la familia Castellucci

Ante la apelación presentada por la abogada que defiende al asesino de Martín por la prisión preventiva que le dictara el juez Vigiano por homicidio simple.

En el día de ayer, la abogada, doctora Seijo, y el hermano del único detenido por el asesinato de nuestro hijo Martín Castellucci hicieron declaraciones al noticiero de Canal 7, con la evidente intención de intentar mejorar la situación del imputado ante la apelación que presentaron por la prisión preventiva por homicidio simple que le dictara recientemente el juez de Garantías de Lomas de Zamora, doctor Daniel Viggiano.
En dichas declaraciones, la abogada argumentó que la Justicia está trabajando aceleradamente y muy presionada por nosotros, ya que los funcionarios judiciales reciben permanentemente llamadas interesadas en la situación de la causa. Dejó entrever así que tendríamos “contactos” para ejercer esa presión.
Frente a esa afirmación, producto seguramente de la compleja situación procesal de su defendido, decimos, para ilustrar con un ejemplo muy gráfico, que cuando tuvimos que ir por primera vez a los Tribunales de Lomas de Zamora nos extraviamos, porque sencillamente no sabíamos siquiera dónde quedaban. En cambio, el dueño de “La casona”, empleador del imputado, e involucrado en las circunstancias del homicidio de Martín, debía conocer muy bien el lugar y sus teléfonos, porque allí desempeñan sus tareas hace mucho tiempo altísimos funcionarios judiciales que son sus familiares políticos directos.
Quizás lo que la doctora Seijo quiso decir es que lo que la sorprendió fue que la fiscal, la doctora Marcela Juan, actuara ajustándose a derecho y que el juez de la causa tomara la decisión de la prisión preventiva en el plazo en que lo establece la ley. Es decir, que esta vez no hubiera la impunidad que hubo en otras oportunidades con hechos delictivos acaecidos en “La casona”.
En cuanto a la declaración del hermano del imputado por el asesinato, en el sentido de que ya que nosotros tenemos muchos recursos que ellos no tienen, tenemos que averiguar bien lo que pasó (enfatizó dos veces en ese aspecto dejando entrever que algo turbio podría haber en que el imputado fuera el o el único responsable) decimos que hay un solo camino para que la investigación resulte “bien” y es que mañana mismo el imputado declare (hasta ahora se había negado a hacerlo) y que diga lo que pasó. Que empiece a darse cuenta de que el plan de encubrimiento de Atilio Amado no funciona. Que la cuestión no era, como seguramente le dijeron, “limpiar” a todos los demás responsables del asesinato y que quedara él como único detenido a la espera de que pronto “lo sacaran por la ventana”. Porque, en este caso no “habrá ventana” (ya se estará dando cuenta de eso).
Por eso le queda un camino, contar la verdad o tratar de explicar cómo “un empujón y un cachetazo” se pueden transformar en múltiples golpes dinámicos (es decir, no provocados por la caída, sino que incluso se podría haber utilizado algún elemento contundente) que le provocaron a Martín fractura en el sector derecho de los huesos del cráneo: frontal y parietal; fractura del hueso interior del cráneo, el peñasco y fractura y lesión contuso hemorrágica de la parte izquierda del cráneo, parietal y frontal, con hemorragias subdurales y extradurales. Cómo Martín tenía, además, signos directos de un trauma en la región submentoniana derecha, otro en el labio izquierdo, por golpes dinámicos de puño o similar y, además, presentaba varias contusiones en cuero cabelludo, razón por la cual se diagnosticaron otros traumas diferentes a los descriptos, lo que quiere decir multiplicidad de golpes.
Se le hará difícil, claro, explicar esto que fue sucesivamente informado por el representante médico de la Policía Científica de Lomas de Zamora, por el perito oficial que realizó la autopsia, y por el perito de oficio al que la fiscalía le solicitó una ampliación para establecer fehacientemente la cantidad de golpes y su relación directa con la muerte (y cuyo informe coincidió absolutamente con el del perito de nuestra parte).
En este marco, en los próximos días, la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Lomas de Zamora integrada por los doctores Héctor Hugo Decastelli, Carlos Oscar Zamarreño y Jorge Tristán Rodríguez, deberá resolver sobre la apelación presentada por el imputado ante la contundente prisión preventiva ya dictada por el juez Viggiano.

Oscar Castellucci
16 de enero de 2007

Agregar comentario

Los campos marcados con * son obligatorios. Tu email no será publicado