Comunicado de prensa de la familia Castellucci

Ante la denegación de la excarcelación
para el asesino de Martín
y la reapertura de “La casona”.

Sentimos un gran alivio cuando nos enteramos ayer que la Sala III de la Cámara de Apelación y Garantías de Lomas de Zamora, integrada por los doctores Héctor Hugo Decastelli, Carlos Oscar Zamarreño y Jorge Tristán Rodríguez, denegó categóricamente el pedido de nulidad de la prisión preventiva que había presentado la abogada defensora del asesino de nuestro hijo Martín, ratificando la calificación de homicidio simple.
De este modo, el imputado, José Segundo Lienqueo Catalán, el “patovica” y boxeador que golpeó en el boliche “La casona” de Lanús a Martín hasta provocarle la muerte cerebral el pasado 6 de diciembre, permanecerá detenido hasta que la causa se eleve a juicio oral.
Nada nos devolverá Martín, pero decimos que sentimos alivio porque no tendremos que cruzarnos en la calle con su asesino y porque la justicia ha dado una clara señal contra la impunidad de la que hasta ahora han gozado los frecuentes hechos de violencia y discriminación que se venían sucediendo desde tiempo atrás en el boliche “La casona”, propiedad de Atilio Amado, para nosotros copartícipe necesario del asesinato.
Hay, sin embargo, otras señales menos auspiciosas que las que ha emitido la Justicia: el edificio donde ha funcionado “La casona” ha sido completamente refaccionado, llamativamente pintado su frente de dorado, y todas las voces de Lanús dicen que allí, pronto habrá de abrirse un comercio que, bajo otras formas y con un testaferro al frente, habrá de continuar las actividades comerciales de Atilio Amado.
El intendente municipal de Lanús, Manuel Quindimil, desde que nosotros hemos hecha pública nuestra inquietud por esa circunstancia, ha expresado pública y reiteradamente que la clausura definitiva dictada por el decreto 2218 del 15 de diciembre será inamovible. Incluso, además de por los medios de comunicación, nos ha hecho llegar la información de que esa decisión suya es irreversible, por intermedio del ministro del Interior, Aníbal Fernández, quien siempre se ha interesado en nuestro caso.
Sin embargo nuestra preocupación no se disipa, todo lo contrario: en el día de ayer, en la edición zonal de un matutino porteño, un funcionario de Lanús, el jefe de Gabinete de Quindimil, Omar López, ha declarado que “no se puede prohibir que se haga una confitería o un negocio de otro tipo. Lo único que nunca más va a funcionar allí es una disco, porque hay una decisión municipal de respetar el dolor de la familia”.
¿Y si en esa “confitería o negocio de otro tipo” se destina un espacio para la actuación de grupos musicales y otro espacio para bailar? ¿Cuál será la actitud del gobierno municipal cuando eso suceda y ya esté habilitado? ¿Qué habremos de hacer con nuestro dolor cuando, un día, en la puerta de esa “confitería o negocio similar” se pare un señor, de siniestra historia, a repartir papelitos de colores y a determinar quién entra y quién no?
Por eso hemos lanzado una campaña de recolección de firmas, para reforzar la voluntad que ha expresado el intendente municipal y que es lo que nosotros pedimos: que allí no funcione nunca más “La casona” ni nada que la pretenda reemplazar (es decir, ningún comercio vinculado con la nocturnidad en donde asesinaron a Martín).
Para eso, les pedimos a todos los ciudadanos de buena voluntad que nos acompañen.

Las planillas para firmar, están en nuestro sitio de internet: www.acmartincastellucci.com.ar, también pueden escribirnos a nuestra dirección: oscar@castellucci.com.ar.

Fecha: 23 de marzo de 2007

One comment
  1. Lo que pasa es que Atilio Amado es el yerno de Carlos Ángel Natiello, por eso tiene banca

Comments are closed.