FUE ELEVADA A JUICIO ORAL LA CAUSA POR EL ASESINATO DE MARTÍN CASTELLUCCI

El titular del Juzgado de Garantías Nº 6, doctor Daniel Viggiano, luego de rechazar por extemporánea una apelación interpuesta por la defensa, dispuso que se efectivizara la pertinente elevación a juicio de las actuaciones que se instruyen contra José Lienqueo Catalán por el delito de homicidio simple (artículo 79 del Código Penal) con relación al asesinato de que fue víctima Martín, resultando designado el Tribunal Oral en lo Criminal Nº5, cuyos integrantes son los doctores María del Carmen Mora, Guillermo Federico Puime y Pedro Dardo Raúl Pianta.
Con fecha 23 de octubre de 2007, la entonces titular de la Unidad Fiscal de Instrucción Nº19, doctora Marcela Juan, había solicitado la elevación a juicio.
La defensa del imputado se había opuesto a dicha elevación el 10 de diciembre de 2007, mediante un singular escrito, en el que admitía el hecho y la responsabilidad de su patrocinado, pero solicitaba la variación de la calificación aplicada.
Desestimándolo, el 21 de diciembre, el doctor Viggiano, dispuso “elevar a juicio la presente causa respecto de José Segundo Lienqueo Catalán… por considerarlo presunto autor penalmente responsable del delito de homicidio (artículos 45 y 79 del Código Penal y 337 del Código Procesal Penal).”
El 4 de febrero de este año la defensa insistió en la apelación del auto de elevación a juicio y reiteró su solicitud de cambio de la calificación legal, lo que fue rechazado “por extemporáneo”.
Se abre así el período de prueba y alienta nuestra esperanza de que el juicio oral se sustancie en el transcurso del 2008.

Se abre otra causa
Con fechas 17 de abril y 15 de junio de 2007 habíamos solicitado la indagatoria de Atilio Francisco Amado, dueño y gerenciador de “La Casona” (presente en el lugar y a la hora de ocurrencia del hecho), y del personal policial Cristian Javier Messina y Guillermo Martín Guzmán (apostados en el lugar del hecho a la hora de la agresión, quienes, además, arrastraron personalmente a Martín, ya entre convulsiones, para dejarlo tirado junto a un cantero a 40 metros de la entrada de “La casona”) por su participación en el delito de homicidio que afectó a Martín, peticiones que, sorprendentemente, aún no han tenido respuesta judicial.
La fiscal inicialmente a cargo del caso, la doctora Marcela Juan, demoró su decisión -sin incorporar los pedidos al expediente- hasta diciembre, fecha en que obtuvo otro destino judicial, y el nuevo fiscal a cargo de la causa, el doctor Espejo todavía los tiene en estudio: está por cumplirse un año de nuestra presentación inicial.
No resulta un dato menor, en este contexto, señalar el hecho de que la Sala III de la Cámara de Garantías, dispuso -en oportunidad de confirmar la prisión preventiva de José Lienqueo Catalán- que la probada actuación del personal policial en ese sentido imponía que, a la brevedad posible, se los formalizara como imputados en el suceso de referencia. Esta decisión data de fecha 20 de marzo de 2007; sin embargo, nada se ha resuelto aún.
Nos preguntamos, entonces, qué obstáculos se interponen para que esta nueva causa, desgajada de la otra, no registre ningún avance, a pesar de la contundencia de los argumentos presentados y de la jurisprudencia que la fundamenta.
Nos preguntamos, también, si la Justicia es lenta o sólo se lentifica cuando se afectan intereses.