“Una vía de comunicación con eje en lo humano”

Por Luis Paz

Así definió Oscar Castellucci, el padre del joven fallecido luego de ser golpeado por un patovica del boliche La Casona, al programa radial que la Asociación Civil Martín Castellucci emitirá todos los martes a las 23 por FM 93.5 Radio Mágica, a partir de septiembre. “Es un programa con objetivos sociales y periodísticos, con eje en lo humano”, anticipó Castellucci, que convocó a estudiantes universitarios a sumarse al staff.
“Dar a conocer las situaciones de los jóvenes, acercarles herramientas de denuncia y contención, y promover el trabajo entre organizaciones de derechos humanos”, esos serán los objetivos de No mires para otro lado, el programa radial de la Asociación Civil Martín Castellucci (ACMC), formada por familiares y amigos del joven fallecido luego de recibir una golpiza de un patovica del boliche La Casona.
El programa irá los martes a las 23 por FM 93.5 Radio Mágica, a partir de septiembre, y según le explicó a AUNO Oscar Castellucci, padre del joven, tendrá objetivos “sociales”, como promover la solidaridad, rescatar la figura del Estado en la construcción de alternativas y aportar soluciones a problemáticas de juventud y derechos humanos; y “periodísticos”, como abarcar la actualidad desde otro enfoque, denunciar, informar y difundir acciones de grupos solidarios; siempre con contenidos producidos “desde una perspectiva integral, con eje en lo humano”.
Del primer programa participará el padre de Santiago Miralles, el nene que apareció asesinado en una cámara séptica en Canning, ya que comenzó el juicio oral a los cuatro imputados por su crimen; pero la idea es que el programa exceda su temática semanal y su extensión y sea “un espacio donde quepan las distintas voces de la actualidad, existan canales para dar y recibir información, y se incorporen voces y enfoques” para enriquecer los contenidos.
Conducirán Oscar Castellucci y Ricardo Carossino, de FM Espacio, y aunque el programa se apoya en colaboraciones de miembros de la ACMC (Oscar Merlo y Fernando Muriel), los hermanos de Martín (Laura y Pablo Castellucci) y Javier Pili como coordinador de aire, la idea es ampliar el staff: “Estamos charlando con estudiantes de periodismo para armar equipos de producción, lo que además de dar dinámica al programa, aportaría la mirada de los jóvenes”, invitó Castellucci.
No mires para otro lado contará, además de con análisis de un caso paradigmático en particular por emisión, con secciones fijas de difusión de actividades de ONGs, organizaciones solidarias y organismos gubernamentales y de defensa de derechos, catalizados por “una musicalización acorde con los principios” de la ACMC, como el tema “La memoria”, de León Gieco, que será la cortina del programa.
Entremedio de los preparativos para este nuevo emprendimiento, Castellucci le comentó a AUNO que la ACMC trabaja “intensamente” en temas legislativos, con reuniones con especialistas del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación para avanzar en la reglamentación de la Ley 26.370, sobre la actividad de controladores de admisión y permanencia, aprobada en mayo en el Congreso, como otro paso en ese mismo camino que los llevó a lograr ampliar el horario de control en boliches de Lanús, con el apoyo expreso de concejales, organizaciones sociales y del propio intendente, Darío Díaz Pérez, quien impulsó oficialmente la propuesta de la ACMC.
La causa por la muerte de Martín permanece dividida entre la elevación a juicio oral a José Lienqueo Catalán, quien lo golpeó la madrugada del 3 de diciembre de 2006, y la instrucción que aún se realiza en la parte que le toca al dueño de La Casona, Atilio Amado, y a los policías bonaerenses que custodiaban el boliche.
En rigor, el juicio oral a Lienqueo Catalán comenzará antes de fin de año, cuando seguramente el tópico de No mires para otro lado virará hacia Cromañón: “Ninguna condena nos devolverá a nuestros hijos, toda sentencia será siempre insuficiente, ni la más dura, ni la más completa”, empatiza Castellucci con los padres de los 194 pibes que murieron en el boliche de Once, luego de una bengala perdida durante un recital de Callejeros, el 30 de diciembre de 2004.
Mientras la ACMC ofrece el “empeño en modificar la Justicia y tratar de hacerla accesible para todos”, solicitará a través del programa donaciones de ropa, calzado y útiles, que distribuirá a instituciones pobres del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de una serie de actividades que comenzarán a multiplicarse a partir de No mires para otro lado.
LP-AFD / AUNO-01-09-08
www.auno.org.ar