EL PRÓXIMO MARTES 14, A LAS 11, SE CONOCERÁ LA SENTENCIA POR EL HOMICIDIO DE MARTÍN

Después de la lectura de los alegatos de las partes -que tuvo lugar el pasado lunes 6- ha llegado el momento en que Tribunal Oral Criminal Nº 5 del departamento judicial de Lomas de Zamora dé a conocer la sentencia en el juicio oral y público que se sustancia contra el imputado por el asesinato de Martín. Ello sucederá el próximo martes 14, a las 11 de la mañana. En ese momento los integrantes del Tribunal, los doctores Guillermo F. Puime, Pedro Dardo Pianta y María del Carmen Mora, anunciarán el fallo que condenará la responsabilidad penal del ex boxeador que se desempeñaba como portero (responsable del control de ingreso) de la ex disco “La casona”, José Lienqueo Catalán.
En los alegatos, el fiscal de juicio, el doctor Jorge Bettini Sansoni, solicitó una pena de 10 años de prisión, por homicidio simple (doloso), para el imputado por el asesinato de Martín.
Los particulares damnificados, los papás de Martín, que fueron patrocinados por los doctores Carlos Espinosa (quien expuso en los alegatos) y Martín Florio, reclamaron, por la misma calificante (homicidio simple), pero considerando otros elementos de valoración de las pruebas, una condena de 18 años.
Luego de la exposición del doctor Carlos Espinosa, Oscar -el papá de Martín- como particular damnificado, le solicitó al Tribunal la posibilidad de hacer uso de la palabra, para lo que fue autorizado, en un gesto que debe ser reconocido muy especialmente y valorado como la actitud consecuente de un Tribunal respetuoso de los derechos de las víctimas.
En sus palabras, Oscar rescató la dimensión humana de Martín porque consideró imprescindible que se conociera, además de las circunstancias del hecho, quién era la víctima, “que no es sólo un nombre en un expediente judicial, en una autopsia, o en un informe toxicológico; ni el nombre de una asociación, ni una foto de un pin que se lleva en el pecho; sino que era un ser humano extraordinario, sensible y solidario, con una sonrisa permanente en su rostro que sólo pudo ser borrada por los golpes que le aplicó el imputado”.
Recordó las reiteradas actitudes solidarias de Martín con quienes más lo necesitaban (la gente en situación de calle); su amor por los animales; su compromiso contra la discriminación, expresado en la solidaridad activa con su amigo, al que no habían dejado entrar al boliche; y el gesto superlativo de sensibilidad social por haber sido donante de órganos; es decir, donante de vida. Oscar, muy emocionado, en ese momento, leyó, de las comunicaciones de Buenos Aires Trasplante, la edad y el sexo de quiénes había sido los receptores de sus órganos.
Por último, le recordó al Tribunal que su fallo, además de la reparación mínima y simbólica que sería para la familia la condena por homicidio doloso del imputado, se constituiría también en un pedido de perdón y de disculpas para ellos y para Martín. Ese perdón y esas disculpas que nunca recibieron ni de las autoridades policiales, por la pasiva y connivente actuación de los dos integrantes de la bonaerense que estuvieron al lado de Martín cuando lo agredieron, sin tomar la menor intervención; ni del dueño del local (sólo preocupado por el “daño” que el homicidio le provocaba a su “imagen”); ni del imputado (“que no ha manifestado nunca el menor signo de arrepentimiento”).
Por último, alegó el abogado defensor, quien le solicitó al Tribunal el cambio de la calificante a homicidio preterintencional (es decir, que su defendido no tuvo intención de matar), lo que merecería una pena menor que le permitiría, aún siendo condenado, salir inmediatamente en libertad. En la valoración de la prueba que hizo en en su exposición dio la sensación de que sus referencias correspondían a otro juicio, dado los abrumadores y contundentes testimonios de los testigos y de las pruebas en la dirección casi ineludible del homicidio doloso.

Justicia para Martín

4 comments
  1. Compromisos laborales ineludibles me impiden acompañarlos personalmente como en otras oportunidades. Me veo limitado a enviarles estas modestas palabras a modo de apoyo.
    Desde la trágica pérdida de Martín, fui siguiendo las acciones que emprendieron sus seres queridos encabezados por el padre, Oscar. Todo este tiempo sentí una discreta pero profunda admiración por la capacidad de Oscar y la Asociación de convertir el dolor en una voluntad férrea por intervenir en la sociedad para evitar otros casos similares y la inteligente capacidad de revelar cómo el fenómeno de la discriminación estuvo claramente vinculado al violento hecho. Hoy, cuando desde la poderosa tribuna mediática se alzan voces que, irreflexivamente y llenas de odio, piden mano dura pena de
    muerte, etc; el discurso de Oscar busca orientar la discusión sobre la violencia y el delito por un camino de sensatez, reflexión, pensamiento.
    Conscientes de la complejidad del tema al que se enfrentan, la gente de la asociación y Oscar hacen un esfuerzo por no caer en la irracional sed de venganza, en no esquivar el esfuerzo de pensar y actuar sobre lo problemático, en no hacer concesiones a las necias soluciones represivas que predominan en el discurso sobre la “inseguridad” en los medios, etc. De esta manera, los he visto escuchar a otras víctimas, asumiendo una posición pero reconociendo la pluralidad de perspectivas, convertir el dolor en respeto por la vida, darle un espacio a expresiones artísticas, exigir una justicia que aunque admite la concepción jurídica busca ir mas allá, trascendiendo y enriqueciendo ese valor. En definitiva, la cruzada en memoria de Martín, me parece un una trinchera para la memoria, la nobleza en la acción y la sensatez del pensamiento. Trinchera que debe enfrentar el enorme y abrumador espacio que ocupan la frivolidad y mezquina estupidez en el universo mediático actual.

    Saludos, Mariano Merlo

  2. Mañana, la Justicia Argentina, tiene una gran oportunidad, la de permitirnos volver a pensar en ella, como la columna vertebral de un Estado, donde su huella nos muestre el camino hacia una sociedad mejor, como la soñaba MARTÍN, como la soñamos todos los que compartimos que la violencia nos termina pegando a todos, que la discriminación nos hace miserables, que en el desprendimiento personal y la entrega por los ideales nos llenamos el alma de plenitud y de grandeza.
    La Justicia mañana, espero, nos de una clara señal, mostrando que todas las avestruces que han venido escondiendo la cabeza, han comenzado a desplumarse, …..que vale la pena defender los derechos de nuestros pares, sin que por eso nos asesinen cobardemente.
    Finalmente, mi profunda admiración a vos Oscar y a toda tu familia por el ejemplo de lucha, aunque duela y con las heridas abiertas, jamás un grito de venganza y siempre, lo más importante, nunca perdiendo la razón en busca de la verdad, enfrentando a la impunidad, la corrupción, el silencio cómplice, la miseria de algún algún empresario irresponsable y demás avatares. Un fuerte abrazo, más allá de la pena, que espero sea justa, quiero que sepan que día a día honrando a Martín honran al Pueblo argentino, un fuerte abrazo.
    German Peleretegui

  3. En este día tan especial, les mando mi apoyo y mi reconocimiento por todo lo bueno que ustedes hacen desde la asociación y el programa de radio.
    Lucy

  4. Contento por la sentencia y muy feliz de saber que el asesino pagará en prisión durante 11 años.

Comments are closed.